Slow Cookers y Aceite de Oliva: Una Combinación que Cambiará tu Cocina

En la actualidad, la cocina se ha convertido en una forma de arte y expresión, donde cada vez más personas buscan innovar y experimentar con nuevos sabores y técnicas. Y una de las herramientas que ha ganado popularidad en los últimos años es la slow cooker o cocinadora lenta, que permite preparar deliciosos platos con un mínimo esfuerzo y tiempo. Pero, ¿qué pasa si combinamos esta práctica herramienta con uno de los ingredientes más versátiles y saludables de la cocina mediterránea? Hablamos del aceite de oliva virgen extra (AOVE), una combinación que sin duda cambiará tu forma de cocinar.

En primer lugar, es importante destacar que el aceite de oliva virgen extra es un ingrediente esencial en la dieta mediterránea, reconocida por sus beneficios para la salud. Este aceite se obtiene de la primera presión en frío de las aceitunas, lo que garantiza su pureza y conserva todas sus propiedades nutricionales y antioxidantes. Además, su sabor y aroma son incomparables, convirtiéndolo en un ingrediente imprescindible en la cocina.

Ahora bien, ¿cómo podemos aprovechar al máximo las bondades del AOVE en nuestra slow cooker? La respuesta es sencilla: utilizando técnicas de cocción lenta que permitan conservar todas sus propiedades y potenciar su sabor. Una de las ventajas de la slow cooker es que permite cocinar a baja temperatura durante largos periodos de tiempo, lo que hace que los alimentos se cocinen de manera uniforme y se conserven sus nutrientes y sabores.

Una de las formas más comunes de utilizar el AOVE en la slow cooker es como base para saltear o dorar los alimentos antes de cocinarlos. Esto no solo le dará un sabor único a tus platos, sino que también ayudará a sellar los jugos y mantener la humedad de los alimentos. Además, puedes añadir una cucharada de AOVE al agua o caldo que utilices para cocinar, lo que aportará un toque de sabor y nutrientes a tus platos.

Otra forma de aprovechar las propiedades del AOVE en la slow cooker es utilizando hierbas y especias para marinar los alimentos antes de cocinarlos. Al mezclarlas con el aceite, se potenciarán sus sabores y aromas, y al cocinarlos a baja temperatura, se impregnarán en los alimentos de manera uniforme, dando como resultado platos deliciosos y saludables.

Pero el AOVE no solo es un ingrediente para cocinar, también puede ser utilizado como aderezo o aliño para tus platos. Al finalizar la cocción en la slow cooker, puedes añadir un chorrito de AOVE a tus guisos, sopas o estofados, lo que les dará un toque de frescura y sabor. Además, puedes utilizarlo en ensaladas, salsas o para mojar pan, aprovechando así todas sus propiedades y beneficios para la salud.

En resumen, la combinación de la slow cooker y el AOVE es una verdadera revolución en la cocina, ya que permite preparar platos deliciosos, saludables y con un sabor único. Además, al utilizar técnicas de cocción lenta, se conservan todas las propiedades del aceite de oliva virgen extra, convirtiéndolo en un ingrediente imprescindible en cualquier cocina. Así que no lo dudes más, ¡prueba esta combinación y cambia tu forma de cocinar! Y recuerda, para obtener los mejores resultados, utiliza un AOVE de calidad como el de la empresa familiar de Almería, AOVE lasolana2, que produce la variedad picual, una de las más apreciadas en el mundo de la gastronomía. ¡Buen provecho!