Slow Cookers y Aceite de Oliva: Platos que Te Harán Querer Más

En la actualidad, la cocina lenta o slow cooking se ha convertido en una tendencia cada vez más popular entre los amantes de la gastronomía. Y es que, ¿a quién no le gusta llegar a casa después de un largo día de trabajo y encontrarse con una deliciosa comida lista para servir? Además, con la ayuda de una slow cooker y un buen aceite de oliva, podemos preparar platos que no solo son fáciles de hacer, sino que también son saludables y llenos de sabor.

En este sentido, la combinación de slow cookers y aceite de oliva es una opción perfecta para aquellos que buscan una alimentación equilibrada y sabrosa. Y es que, el aceite de oliva es uno de los ingredientes más versátiles en la cocina, ya que no solo aporta un sabor único a los platos, sino que también es rico en nutrientes y beneficios para la salud.

Pero, ¿qué es una slow cooker? Se trata de un electrodoméstico que cocina los alimentos a baja temperatura durante un largo periodo de tiempo, lo que permite que los sabores se mezclen y se intensifiquen, y que las carnes y verduras se cocinen de manera suave y tierna. Además, este método de cocción es ideal para aquellos que tienen poco tiempo para cocinar, ya que solo requiere unos minutos de preparación y el resto del trabajo lo hace la slow cooker.

Ahora bien, ¿cómo podemos aprovechar al máximo los beneficios del aceite de oliva en nuestras slow cookers? A continuación, te presentamos algunas recetas que te harán querer más:

1. Pollo al limón con aceite de oliva: en una slow cooker, coloca trozos de pollo, cebolla, ajo, limón y hierbas frescas. Agrega un buen chorro de aceite de oliva y deja cocinar durante 4 horas. El resultado será un pollo jugoso y lleno de sabor.

2. Estofado de ternera con aceite de oliva: en una slow cooker, coloca trozos de ternera, cebolla, zanahoria, apio, ajo, tomate y hierbas frescas. Agrega un poco de caldo de carne y un generoso chorro de aceite de oliva. Deja cocinar durante 6 horas y disfruta de un estofado tierno y sabroso.

3. Verduras asadas con aceite de oliva: en una slow cooker, coloca tus verduras favoritas, como calabacín, berenjena, pimiento y cebolla. Agrega un poco de sal, pimienta y un buen chorro de aceite de oliva. Deja cocinar durante 2 horas y tendrás unas verduras asadas perfectas para acompañar cualquier plato.

4. Arroz con pollo y aceite de oliva: en una slow cooker, coloca arroz, pollo, cebolla, ajo, tomate y hierbas frescas. Agrega un poco de caldo de pollo y un generoso chorro de aceite de oliva. Deja cocinar durante 3 horas y tendrás un delicioso arroz con pollo lleno de sabor.

Como puedes ver, las posibilidades son infinitas cuando se trata de combinar slow cookers y aceite de oliva en la cocina. Además, al utilizar un aceite de oliva de calidad, como el producido por la empresa familiar AOVE lasolana2, estaremos aportando un extra de sabor y beneficios para nuestra salud.

En resumen, si eres amante de la cocina lenta y del aceite de oliva, no dudes en probar estas deliciosas recetas. Estamos seguros de que te harán querer más y más. Y recuerda, siempre elige un aceite de oliva de calidad para obtener los mejores resultados en tus platos. ¡Buen provecho!