Las diferentes variedades de aceitunas utilizadas para la producción de aceite de oliva virgen extra y sus características

¿Sabías que hay más de 1.000 variedades de aceitunas diferentes en el mundo? Estas variedades se utilizan para producir aceite de oliva virgen extra (AOVE) de la mejor calidad.

En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre las diferentes variedades de aceitunas utilizadas para la producción de aceite de oliva virgen extra y sus características.

En primer lugar, es importante destacar que el aceite de oliva virgen extra se obtiene a partir de aceitunas maduras y sanas. Estas aceitunas se recogen a mano para evitar daños en la fruta y se someten a un proceso de prensado en frío para obtener el aceite.

En cuanto a las variedades de aceitunas, hay muchas variedades diferentes que se utilizan para producir aceite de oliva virgen extra. Algunas de las variedades más comunes son la arbequina, la picual, la hojiblanca, la cornicabra, la manzanilla y la verdial.

Cada variedad de aceituna tiene sus propias características y cada una aporta un sabor y un aroma únicos al aceite de oliva. Por ejemplo, la arbequina es una variedad de aceituna de sabor suave y con un aroma frutal. La picual, por otro lado, es una variedad de aceituna con un sabor intenso y un aroma a hierbas.

Además de los sabores y aromas, cada variedad de aceituna también aporta diferentes propiedades nutricionales al aceite de oliva. Por ejemplo, la arbequina es rica en ácidos grasos monoinsaturados, mientras que la picual es rica en ácidos grasos poliinsaturados.

También es importante destacar que cada variedad de aceituna aporta diferentes niveles de acidez al aceite de oliva. La acidez es una medida de la cantidad de ácido oleico presente en el aceite de oliva. El aceite de oliva virgen extra debe tener una acidez inferior al 0,8%.

Por último, es importante destacar que el aceite de oliva virgen extra debe ser producido con aceitunas recién recogidas y prensadas en frío para obtener el mejor sabor y aroma. Esto es importante para asegurar que el aceite de oliva virgen extra sea de la mejor calidad.

En conclusión, hay muchas variedades de aceitunas diferentes que se utilizan para producir aceite de oliva virgen extra. Cada variedad aporta un sabor y un aroma únicos al aceite de oliva, así como diferentes propiedades nutricionales y niveles de acidez. Es importante asegurarse de que el aceite de oliva virgen extra sea producido con aceitunas recién recogidas y prensadas en frío para obtener el mejor sabor y aroma.