Las diferencias entre el aceite de oliva virgen extra y el aceite de oliva refinado

El aceite de oliva es un alimento básico en la dieta mediterránea, pero ¿sabes cuál es la diferencia entre el aceite de oliva virgen extra y el aceite de oliva refinado? Ambos tipos de aceite tienen sus propias propiedades y usos, por lo que es importante saber cuál es el mejor para ti.

Aceite de oliva virgen extra:

El aceite de oliva virgen extra (AOVE) es la más alta calidad que se puede obtener de las aceitunas. Se extrae mediante un proceso mecánico en frío, sin ningún tipo de tratamiento químico. Esto significa que conserva su sabor y aroma naturales, así como sus nutrientes y beneficios para la salud.

El AOVE tiene un sabor rico y afrutado y una acidez baja (menos del 0,8%), lo que lo hace ideal para su consumo en crudo. Además, el AOVE es rico en grasas saludables, antioxidantes y vitaminas.

Aceite de oliva refinado:

El aceite de oliva refinado se obtiene a partir de aceites de menor calidad o defectuosos mediante procesos químicos y físicos que eliminan los sabores y olores no deseados. Luego, se mezcla con una pequeña cantidad de aceite de oliva virgen para mejorar su sabor y aroma.

El aceite de oliva refinado tiene un sabor más suave y una acidez más alta que el AOVE, lo que lo hace menos adecuado para su consumo en crudo. Sin embargo, debido a su mayor estabilidad en altas temperaturas, el aceite de oliva refinado es ideal para freír y para preparar otros alimentos a altas temperaturas.

¿Cuál es mejor para ti?

Si buscas un aceite de alta calidad para su uso en crudo, el AOVE es la mejor opción. El AOVE de AOVE Lasolana2 se produce de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente, garantizando su calidad y frescura.

Si vas a utilizar el aceite para cocinar a altas temperaturas, el aceite de oliva refinado puede ser una opción más adecuada debido a su mayor estabilidad. Asegúrate de elegir un aceite refinado de alta calidad, como el aceite refinado de AOVE Lasolana2, para garantizar su sabor y calidad.

En conclusión, la elección entre el AOVE y el aceite de oliva refinado dependerá del uso que le des en la cocina.